Los Servitas vuelven a los felices años veinte

Ezequiel García / 21-03-2016 13:16:18

Con cinco minutos de retraso, mirando de reojo los partes meteorológicos que auguraban mayor riesgo de lluvia a partir de las 23 horas, y al son de las marchas Cachorro y Jesús de las Penas -no sonó la Marcha Real-, se puso en la calle el cortejo con ese regusto clásico, de otra época que hace atraer a propios y extraños cada Viernes de Dolores, y que es único en la ciudad.

La Virgen de los Dolores de la Orden Seglar Servita volvió a inaugurar una nueva Semana Santa en la capital de Los Alcores con un importante estreno, el nuevo palio, que levantó mucha expectación en las puertas de la Iglesia del Salvador. Este templo carmonense es el alfa y omega de la fiesta más importante de la ciudad. De él sale mañana también la Hermandad de Coronación y María Santísima de la Esperanza, que cumple 450 años, poniendo el broche final el Sábado Santo la Hermandad del Santo Entierro. 

Con cinco minutos de retraso, mirando de reojo los partes meteorológicos que auguraban mayor riesgo de lluvia a partir de las 23 horas, y al son de las marchas Cachorro y Jesús de las Penas -no sonó la Marcha Real-, se puso en la calle el cortejo con ese regusto clásico, de otra época que hace atraer a propios y extraños cada Viernes de Dolores, y que es único en la ciudad. 

La orfebrería del nuevo baquetón y bambalinas es obra de Juan González, correspondiendo los plateados a Orfebrería Domínguez y los lacados a Platería Cordobesa. Los cuatro varales por flanco son obra del orfebre Daniel Santos, modificados y adaptados al proyecto por Juan González, que igualmente ha realizado el juego de cuatro jarras y las nuevas cartelas para el baquetón del respiradero. De la firma italiana Franchi proceden los cuatro nuevos relicarios. 

En la salida, Antonia, con casi 80 cuaresmas y fiel devota de la dolorosa tallada posiblemente por Petroni a finales de 1700, recordaba con emoción las palabras de su difunta madre: 'Ella me decía que bajo palio era majestuosa, pero que dudaba en volverla a ver así. Pero yo podré contárselo en mis rezos. Va preciosa'. 

Y esa emoción se veía en las caras de muchas personas mayores. Con un andar sin florituras y elegante, acompañada de la Banda de Música de Mairena del Alcor, sobrepasando las 23.30 horas, regresaba a su casa, bajo palio, como dejó de hacerlo en los felices años 20, la dolorosa servita. 

Comentarios

Para poder insertar comentarios debe estar registrado en el sistema